Noticias

El autobús eléctrico BYD K9 probado por EMT y TMB

21 Junio, 2012

EMT utilizó su propio centro de operaciones de Carabanchel para emular una línea regular y realizar, durante tres días, una prueba intensiva del BYD K9 en la que, además de comprobar la idoneidad de las baterías en cuanto a autonomía, testaron el comportamiento del autobús bajo las más exigentes y variadas condiciones de conducción.

TMB, por su parte, optó por realizar pruebas en circulación real utilizando, aunque sin pasajeros, el BYD K9 en sus líneas regulares número 44 y 55, brillando su comportamiento en ciudad con tráfico y condiciones de circulación reales.

El resultado de ambas pruebas no ha podido ser más satisfactorio, quedando patente la robustez y calidad de fabricación del BYD K9 y sus excepcionales cualidades dinámicas. Además de resaltar la autonomía de funcionamiento, única en su segmento, fruto de las altísimas capacidades tecnológicas de BYD en el campo de las baterías. Y todo ello con un absoluto respeto al medio ambiente, al tratarse de un vehículo 100% eléctrico con “0 emisiones”, elemento clave de lo que deberá ser el transporte público del futuro en todas las grandes ciudades del mundo.

800x600foto_1387 800x600foto_1386

El BYD K9 es distribuido en España por Bergé Automoción. Se trata de un autobús, fabricado en China, y cuya propulsión es 100% eléctrica. El BYD K9 es un modelo de uso urbano y su capacidad para pasajeros se configura en función de las necesidades del cliente; dispone de plataforma de piso bajo y rampa para acceso de sillas de ruedas. Este vehículo tiene 12 metros de longitud; 2,55 metros de anchura, y 3,3 metros de altura. Pesa 13,5 toneladas. El autobús está propulsado por dos motores eléctricos con una potencia nominal total de 180 kilovatios (245 CV). Su velocidad máxima es de 96 kilómetros por hora.

El motor está alimentado por una batería tipo ion-litio con núcleo de hierro (LiFePO4); el paquete de baterías puede estar dispuesto físicamente en diversas configuraciones en función del carrozado y requerimientos de la empresa operadora (siendo sobre las columnas de las ruedas la disposición más habitual). Las baterías se regeneran (recuperan parte de la carga) en el frenado, momento en que el motor actúa de manera inversa y genera potencia, convirtiendo la energía cinética en electricidad que recarga las baterías. Asimismo, los paneles solares instalados en el techo del K9 aportan energía adicional. El paquete de baterías se recarga completamente en unas seis horas.

A plena capacidad de carga de sus baterías, la autonomía del vehículo ronda los 250 kilómetros, cifra más que suficiente para garantizar el servicio de cualquier línea urbana.

Actualmente una flota con más de 200 unidades del autobús eléctrico BYD K9, presta servicio para viajeros en la ciudad china de Shenzhen y se tienen firmados acuerdos para el suministro de unidades con las ciudades de Copenhague, Frankfurt, Helsinki, Ámsterdam y Shiermonnikoog (Holanda).