Noticias

Bergé Auto amplía su presencia internacional con la entrada en el mercado finlandés de la mano de las marcas Kia y Mitsubishi

1 febrero, 2018

Como parte de su estrategia de expansión internacional, Bergé Auto ha adquirido de la empresa Delta Motor Group Oy, la distribución de las marcas Kia y Mitsubishi para el mercado finlandés.

Esta operación consolida a Bergé Auto como uno de los distribuidores de automóviles líderes en Europa y Latinoamérica, al tiempo que refuerza su posición como socio estratégico internacional de ambos fabricantes asiáticos.

Tanto Kia como Mitsubishi son marcas que cuentan, a día de hoy, con una importante presencia en el mercado finlandés (al cierre de 2017, entre las dos alcanzaron un 7% de cuota total del mercado de ese país). Dicho esto, Bergé Auto se propone expandir dicha presencia, aportando su probada experiencia en la distribución internacional de automóviles, junto con la aplicación a nivel local de una ambiciosa estrategia basada en la digitalización de todas las actividades de ambas marcas con un claro enfoque en el cliente.

“El nuevo consumidor dentro de un ecosistema cada vez más digital, nos obliga a diseñar propuestas de valor, de forma personalizada, que vinculen la estrategia de negocio a su evolución y necesidades. Es aquí precisamente, donde nuestro modelo de negocio resulta clave para afrontar con éxito nuestra expansión en los distintos mercados internacionales”, explica Jorge Navea, Consejero Delegado de Bergé Auto.

Bergé Auto

Bergé Auto cerró el ejercicio 2017 con unas ventas totales de 127.000 unidades (+13% sobre 2016) y una facturación de 2.600 millones de Euros.

Con presencia en 4 mercados europeos y 4 latinoamericanos, centra sus actividades en las áreas de Distribución, Retail, Servicios Financieros, Logística y Movilidad.

El objetivo de Bergé Auto es continuar desarrollando su nuevo modelo de negocio, claramente orientado al crecimiento, y cuya estrategia se basa en cuatro pilares principales: expansión internacional, digitalización de todos sus procesos, capitalización de nuevas iniciativas empresariales en el ámbito de la movilidad y manteniendo al “cliente” como eje principal de todas las actividades.

En 2018, Bergé Auto confía alcanzar unas ventas superiores a las 145.000 unidades, con una facturación de 3.000 millones de Euros.